Servicio de Transfers en Málaga

Málaga prevé una ocupación hotelera de más del 80 por ciento durante el puente

La cifra, según Aehcos, ascenderá hasta el 90 por ciento el Día de la ConstituciónLucas Martín 03.12.2014 | 00:46

Un grupo de turistas en la puerta del Museo Picasso de Málaga.

Fotos de la noticia

Séptimo destino predilecto en EspañaMálaga es el séptimo destino preferido por los españoles para disfrutar del próximo puente. Según un estudio del buscador de viajes vuelosbaratos.es, la ciudad ha subido un puesto en expectativas respecto al pasado año. La lista, una vez más, aparece encabezada por Londres, Barcelona y París. El estudio se basa en las 76.000 consultas para vuelos de ida y vuelta realizadas por viajeros españoles a través de la web. Los datos indican que las búsquedas de vuelos nacionales subieron casi cuatro puntos porcentuales respecto al año anterior: del 30,41% al 34,36%. La ruta más demandada es la que enlaza Barcelona con Madrid.

A pesar del recato del calendario de este año, mucho menos generoso en la distribución de los festivos que en 2013, Málaga se prepara para encarar un puente que, según los primeros indicios, se antoja en sintonía con los excelentes resultados turísticos de los últimos meses. La ciudad, convertida ya en un argumento incontestable de la Costa del Sol, especialmente en los formatos de escapada y de fin de semana, volverá a dar un paso hacia adelante. Con una ocupación hotelera significativa. Sobre todo, durante la noche del sábado.

De acuerdo con el vicepresidente de Aehcos, Francisco Moro, el ritmo de las reservas permite aventurar un periodo similar en cuanto a clientela al del pasado año. Y eso, pese a que en esta ocasión, el puente cuenta con uno de sus festivos –el 6 de diciembre– en fin de semana. «Muchos turistas se irán el domingo. Esta vez se ha comprimido bastante», indica.

Las expectativas de la patronal apuntan a la ocupación del 80 por ciento de las camas en el cómputo de los tres días. Con una diferencia, no obstante, importante entre el primer tramo del puente y el inicio de la semana. El sábado la previsión señala a una cifra superior, incluso, al 90 por ciento, mientras que para el resto del periodo la tasa baja a 75.

Las esperanzas de la industria se nutren en esta ocasión de dos factores que contribuirán a incrementar la entrada de turistas. El tiempo, alocado y contundente en los últimos días, funcionará esta vez como un aliado del sector, con perspectiva razonablemente soleada y sin pronóstico de lluvia. Francisco Moro se refiere además a la celebración del maratón de Málaga, que reunirá a 3.000 personas, y cuyos efectos se han dejado notar ya en las contrataciones de noches de hotel.

La capital será, sin duda, un argumento decisivo en la Costa del Sol para este puente, tradicionalmente más enfocado hacia el turismo cultural y rural que al descanso de sol y playa. Aunque todavía es pronto para establecer un balance, el representante de Aehcos cree que el público será mayoritariamente español. Entre otros aspectos, porque se trata de una fiesta restringida en términos laborales al país.

Con la celebración del Día de la Constitución en el horizonte, la provincia se dispone a despedirse del año con un recuento turístico ilusionante. Salvo estampida generalizada de última hora, la Costa del Sol cerrará una nueva temporada con datos de crecimiento. Y, además, en el conjunto de sus variables. Incluida la rentabilidad y el empleo, que se resistían durante los cursos precedentes. Nunca antes, al menos desde que se publica el cómputo estadístico, se habían superado antes de noviembre los 16 millones de pernoctaciones. Los registros hablan de un nuevo récord. Y de una tendencia en positivo que no parece dispuesta a evaporarse en los próximos meses. La planificación de las aerolíneas que operan en el aeropuerto permiten conjeturar, en este sentido, un nuevo periodo de bonanza. Entre octubre y marzo, la terminal contará con un 3,4 por ciento más de movimientos de salida, lo que da buena cuenta de la salud del destino y el mantenimiento de la demanda.

Después de un inicio de década lleno de interrogantes, la Costa del Sol pone ya definitivamente la pica fuera del escenario de la crisis. Las cifras suministradas por el INE, tanto en lo que respecta a las estancias como a las llegadas, se sitúan por encima de los registros habituales de la época anterior a la contracción de los mercados. Y con una inercia consolidada desde el invierno de 2013, el último periodo en el que la provincia perdió pie en relación al ejercicio anterior.

El puente de diciembre, más inclinado tradicionalmente a los intereses del turismo rural y de ciudad, supone, junto a las navidades, el último gran envite del sector para un año que se ha marcado como desafío poner coto a la estacionalidad y reducir las diferencias existentes entre la demanda del verano y la del otoño y el invierno.

Call Now ButtonPULSE AQUI PARA LLAMAR
Abrir el chat
Tambien por whatsApp